QEPD Wilindoro Cacique

#CuatroMentiras que te dicen sobre la Reforma del Transporte

Rau Rau, Patricia Juárez y Aldo Mariátegui.

Publicado: 2014-08-07

1. “La Reforma del Transporte sigue el esquema que Castañeda dejó marcado con el Metropolitano” (by Patricia Juárez en twitter)

MENTIRA. El Metropolitano es un valioso aporte al transporte de Lima pero corresponde a otro esquema llamado BRT (Bus Rapid Transit). Implica mayores costos de inversión (estaciones y vías exclusivas) y no reordenaba la maraña de rutas existentes en la capital. La Reforma del Transporte está orientada a la mayoría de los viajes: reemplaza todas las rutas existentes por un sistema de corredores complementarios y sus respectivos alimentadores, e implica transbordos entre ellos y paraderos autorizados dentro de las vías utilizadas por otros autos.

Tan distinta a la Reforma del Transporte era la visión de Castañeda que, en el 2010, se despidió sin retirar las rutas que competían con el Metropolitano y que, al restarle demanda, afectaban su sostenibilidad económica.


2. “El sistema de transporte ya estaba bien, sólo había que reordenarlo” (by Rau Rau)

MENTIRA. Todo estaba mal con el sistema, comenzando por los propios incentivos que generaba. Nunca debió dejarse desregulado un mercado como el transporte público. En la década de los 90, se dejó todo al libre albedrío de  “dueños de rutas” que alquilaban el derecho a transitar a "dueños de vehículos", y estos a su vez utilizaban choferes y cobradores obsesionados —naturalmente— por recoger más y más pasajeros.

Desde entonces nadie hizo nada por cambiar este sistema. ¿Quién gana con el sistema desregulado? Los empresarios “dueños” de las rutas… a costa de todo el resto. De los choferes y cobradores que trabajan en condiciones precarias, de las víctimas de los accidentes de tránsito, de la incomodidad generada por un espacio entre asientos insuficiente para que entren tus piernas. Cada uno de esos abusos es un centavo más para el empresario y la suma de todos ellos se traduce en millonarias ganancias a costa de todos.


3. “La Reforma del Transporte es improvisada. Susana no hizo nada los primeros años y ahora está apurada por mostrar cualquier cosa para reelegirse” (by Aldo Mariátegui)

MENTIRA. Es imposible implementar una reforma de estas proporciones en meses. Ni siquiera en un año. Primero, había que sentar las bases legales. Luego de ello, hay que considerar que una concesión no se saca en un mes. Cuando vemos, por ejemplo, que se ha licitado la Línea 2 del Metro de Lima, esto es solo el final de un proceso. Antes hubo mucho: estudios previos, elaboración de un contrato de concesión (que pasa por muchas versiones y revisiones) donde se fijan las condiciones y requisitos de calidad, además de diseñar un proceso de licitación. Estas cosas tardan meses, y hasta años. En el caso de la Reforma, el proceso es aún más complejo. A diferencia de otros proyectos donde hay que construir sobre la nada y crear un nuevo mercado, en éste hay que reemplazar un sistema por otro; es decir, reemplazar rutas, e involucrar a los empresarios y trabajadores, por el alto impacto social en la vida de cientos de familias.


4. "La Reforma del Transporte es solo pintar los buses viejos de azul y congestionar vías alternas" (by Aldo Mariátegui)

MENTIRA. Como se ha explicado, la Reforma cambia completamente la forma de transporte en público en Lima. Para esto, se invitó a los actuales transportistas a las licitaciones de rutas. Si un bus era del año 2008 (6 años de antigüedad), ¿había que pedirle al transportista que lo venda y compre uno nuevo? Ciertamente no. En los próximos años, la flota se irá renovando progresivamente.

Es cierto que actualmente las vías se están congestionando porque, para la operación del Corredor Azul, debe despejarse las avenidas por donde pasarán los buses; pero únicamente por el período de prueba (mientras se afinan las frecuencias y la operación del sistema). En un mes, cuando comience la operación definitiva del Corredor Azul, saldrán de circulación los vehículos no autorizados.

Pero...si participan los mismos transportistas, ¿cómo van a cambiar las cosas? Importante: los choferes ya no ganan más por recoger más pasajeros. No tienen incentivo para el “correteo”. Tienen un sueldo (y los beneficios sociales de ley). Su labor es manejar a una velocidad controlada, detenerse en paraderos autorizados y cobrar los pasajes que todos conocen (ya no habrá peleas porque habrá un tarifario que se cumplirá). Los dueños de las líneas ganarán por kilómetro recorrido y deberán completar la totalidad de la ruta.


>> ** BONUS ** >>

"Se están regalando viajes gratis en el #CorredorAzul como medida populista" (by Aldo Mariátegui)

MENTIRA. Toda concesión tiene un período de Puesta en Marcha, que consiste en poner a prueba la maquinaria y equipos con el objetivo de asegurar su correcto funcionamiento. Cuando la prestación del servicio incluye al público, durante determinado tiempo se invita a que los usuarios lo utilicen sin pagar nada. Esto no es un invento de esta gestión (se hizo con el Metropolitano, con la Línea 1 del Metro y se hace en todo el mundo) y está bien que sea gratis: el servicio se está afinando y los usuarios recién se están familiarizando con el nuevo sistema.


Escrito por

bensolis

Economista. Trato de no olvidar que tengo un blog.


Publicado en