QEPD Wilindoro Cacique

FUENTE: Cortesía de los amigos Chimú y Carpetapedagogica.com

Concentración de medios II

¿Qué es acaparamiento?

Publicado: 2014-01-13

En el post anterior quedó claro que el acaparamiento de medios es inconstitucional y que dicha prohibición provendría de la intención de asegurar que los medios hagan un contrapeso político al Estado. No es algo poco visto, pues la propia Comisión Europea reconoce que existen “intereses legítimos” como la pluralidad de medios que pueden ser invocados por los países miembros ante operaciones que concentren el mercado.

En el Perú lo que está proscrito no es la concentración, sino el acaparamiento (más de esto, con cifras, en el tercer post). Cabe preguntarse, entonces, qué es acaparar. La segunda definición del diccionario de la RAE lo define como apropiarse u obtener en todo o en gran parte un gran género de cosas. No es acaparar, por tanto, crear un nuevo y exitoso diario o incrementar las ventas de uno existente. Tanto esta definición como las otras dos que pueden encontrarse en el diccionario aluden a “adquirir” o “apropiarse”, por lo cual podemos concluir que un acaparamiento implica necesariamente la compra de los competidores.

Pero se requiere de una condición adicional para que se constituya un acaparamiento: que el bien en cuestión sea finito. Esta es la única forma de adquirir “todo o gran parte”.

En la radio y la televisión, mercados finitos por definición técnica, el acaparamiento está definido por ley del siguiente modo:

Ley de Radio y Televisión Artículo 22
(…)
Se considerará acaparamiento para efectos de la presente Ley el que una persona natural o jurídica, sea titular de más del treinta por ciento (30%) de las frecuencias disponibles técnicamente, asignadas o no, en una misma banda de frecuencia dentro de una misma localidad, para la radiodifusión televisiva y veinte por ciento (20%) para la radiodifusión sonora.
Para efectos del cómputo del número de frecuencias, se considera como una sola persona jurídica, a dos o más personas jurídicas que tengan como accionista, asociado, director o gerente común a una misma persona natural o pariente de ésta dentro del segundo grado de consanguinidad.

¿Presenta  el mercado de prensa escrita las mismas características que el de la radio o la televisión? ¿No puede cualquiera, después de todo, poner un diario y competir libremente, haciendo el mercado potencialmente infinito?

Parece que no es tan fácil. El periodista Juan Carlos Tafur —a quien nadie podrá acusar de saber poco de prensa escrita— ha manifestado que el mercado de presa escrita presenta algunas características que lo hacen poco competitivo. Por ejemplo, los canillitas, de forma bastante organizada, cobran 5% más a los nuevos diarios medios, mientras que los dueños de kioskos recibirían instrucciones sobre cómo colocar los diarios. Algo peor sucede con la restricción de puntos de venta en grifos y supermercados. Finalmente, existe un problema cuando un grupo mayoritario puede negociar precios más bajos a los anunciantes en publicidad, a cambio de que estos no coloquen publicidad en la porción restante del mercado. En prensa escrita, el precio de tapa de los diarios cubre una pequeña porción de los costos, pues la mayoría de los ingresos provienen de la publicidad.

Algunas de estas medidas, bien pueden ser calificadas como barreras de entrada al mercado, es decir, como obstáculos que hacen difícil la entrada a un mercado. Bajo este concepto, incluso las condiciones naturales de un negocio (como la necesidad de contar con un capital inicial) podrían ser vistas como una barrera de entrada. Y, de hecho, lo son; pero nos deben preocupar aquellas que representan una conducta anticompetitiva. Si un grupo tiene prácticas comerciales y de distribución anticompetitivas, de manera persistente y más allá de todo período de prueba razonable para nuevos diarios, ¿podemos hablar de barreras de entrada?. ¿Y si la forma cómo un grupo mayoritario negocia la publicidad con los anunciantes eleva los costos o hace inviable el negocio de sus competidores? Quizás el INDECOPI, realizando un análisis de condiciones de competencia en el mercado, podría ayudarnos a dilucidar este problema.

En el tercer y último post, los detalles de la operación y las opciones por las que podría optar el juez.


Escrito por

bensolis

Economista. Trato de no olvidar que tengo un blog.


Publicado en