defiende el enfoque de género

Fuente: Theguardian.com

Cuando despierten*

Por qué aprobar la Unión Civil

Publicado: 2013-09-30

Hoy es 11 de abril de 2014 y ayer, jueves, el Congreso aprobó la Ley de Unión Civil para parejas del mismo sexo. Lo hizo a pesar de los insultantes spots de televisión financiados por una misteriosa ONG. Lo hizo a pesar de que el cardenal ordenó, en pleno marzo, que se saque el Señor de los Milagros en procesión. Pero ya está. Hoy, los heterosexuales han despertado con los mismos derechos que el día anterior: ni uno más, ni uno menos. Pero Lucía y Katty han terminado de desayunar y se han despedido con una sonrisa más grande que el día anterior. Están mejor. 

Cuando los economistas analizamos políticas de Estado, a menudo utilizamos el término “mejora paretiana”. ¿Qué es esto? Una mejora paretiana es aquella que es capaz de mejorar la situación de al menos una de las partes, sin empeorar la de las otras (es decir dejarlas igual, o mejorarlas también). Es difícil encontrar mejoras paretianas porque, como bien documenta la sabiduría popular, del mismo cuero salen las correas.

Encontrar "mejoras paretianas" parece casi imposible. Hacer tributar a los empresarios para financiar programas sociales no lo es: siempre estarían mejor sin pagar impuestos. Tampoco lo fue liberar a los esclavos: los dueños estaban mejor cuando los poseían. Y aun así tenemos un ejemplo en nuestras narices: la unión civil para parejas del mismo sexo.

De aprobarse, al día siguiente, las parejas heterosexuales amanecerán con los mismos derechos. Las parejas del mismo sexo, en cambio, estarán mejor. Tendrán casi tanto derechos como las primeras: podrán heredar —lo cual no puede arreglarse simplemente con un notario, no insistan— , podrán acceder a la seguridad social y podrán ser interlocutores válidos en situaciones médicas críticas. Serán parejas que el Estado reconoce como tales. Y todo esto sin que las parejas heterosexuales tengan un derecho menos. 

Pero no todo óptimo de Pareto es aconsejable, me dirán. Sin ir muy lejos, ¿qué pasaría si deciden bajarle el impuesto a los ricos?: ellos estarían mejor y el resto, igual. Toda la razón. ¿Cuál es la diferencia? La diferencia es que, en ese ejemplo, bajar los impuestos es profundizar las desigualdades; mientras que la unión civil claramente las reduce. Y si es, como en este caso, sin tocarle un solo derecho a las partes no afectadas, tanto mejor.

----------------------------------------------------------

* Esta analogía de despertar al día siguiente con los mismos derechos la he sacado, debo confesar, de un spot de Cristina Fernández. No suscribo ninguna de sus políticas económicas.


Escrito por

bensolis

Economista. Trato de no olvidar que tengo un blog.


Publicado en