QEPD Wilindoro Cacique

FUENTE: PERU 21

Conmutaciones, hacinamiento e incentivos

Las inconsistencias de las razones de García.

Publicado: 2013-07-07

Para los que hemos seguido este caso, sabemos que hay tres personajes importantes. El primero es Alan García, ex presidente de la República, y el único con la potestad de indultar a un reo. Ha manifestado que personalmente revisó por horas todos los expedientes de excarcelaciones y que "responde por cada una de ellas". El segundo es Aurelio Pastor, el ex ministro de Justicia que, recibiendo el jugoso sueldo que recibía, ha dicho que no era más que una "mesa de partes". Por un último, Miguel Facundo Chinguel, un aprista, ex presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales, acusado de haber negociado con las excarcelaciones. Hoy, este último está preso y dejado a su suerte, pero hace sólo días era un "hombre excelente" al que García "volvería a nombrar" en dicho cargo.

Si son culpables o inocentes es algo que la Justicia deberá determinar. Yo, en cambio, aun trato de entender cuál puede ser -si no la negociación de indultos- la justificación para haberles abierto la puerta a tantos delincuentes. ¿Qué dice el responsable de haber excarcelado a más de cinco mil reos? "Fue parte de una política de deshacinamiento de los penales". Es decir, había tantos presos (tantos, pero tantos) que tuvimos que soltar a unos cuantos. Pocos no fueron. De acuerdo a la Procuraduría fueron más de cinco mil (versus menos de 300 en el gobierno anterior). Es una suerte que García no haya advertido el hacinamiento en los hospitales. Probablemente hubiera propuesto que los pacientes fueran dados de alta, aun sin estar sanos.

Sí, así de ilógico es el argumento. La prisión no tiene otro objeto que castigar las faltas de un delincuente, privándole de su libertad. Si, como dice García, los penales estaban colapsando, la solución era construir otros, no liberar a los presos. ¿Por qué? Económicamente, por dos razones. La primera es una cuestión de incentivos. Si la cárcel no es un desincentivo suficiente para dejar de delinquir, cuánto menos lo sería si sabes que, de ser atrapado, entrarás por una puerta y saldrás por la siguiente. Atención, que la probabilidad de pedirle un indulto a García y ser indultado superó el 70% (así es: de 7 mil solicitudes, 5 mil recibieron una respuesta positiva). La segunda razón es que se distorsiona todo el sistema de justicia y se convierte en inútil el gasto incurrido. En nuestro país, la probabilidad de que un delincuente termine en la cárcel es bastante baja. Si, después de gastar en sueldos de policías, fiscales y jueces, terminamos capturando y encarcelando a un delincuente, con lo improbable que esto es, ¡cómo lo vamos a soltar para que siga delinquiendo, sólo porque no hay cama para tanta gente! Y así García salió a criticar la inseguridad ciudadana.

Y esto me lleva a un último e importante hallazgo. Hace unos días, el propio García se organizó una conferencia de prensa, donde le indicaba al actual presidente cómo gobernar. Haga esto y haga aquello. La lista de propuestas -que puede verse en la página web del ex presidente- incluye "iniciar ya el uso de grilletes electrónicos para destugurizar los penales". La gran pregunta es por qué García, en vez de liberar delincuentes a lo loco, no implementó esta brillante propuesta que ahora nos presenta.




Escrito por

bensolis

Economista. Trato de no olvidar que tengo un blog.


Publicado en